Nueve de cada diez españoles se sienten más seguros en los lugares con vigilantes

Nueve de cada diez españoles se sienten más seguros en los lugares con vigilantes

Los Vigilantes de Seguridad se han convertido en los únicos rostros humanos a los que pedir ayuda en lugares como el metro, los andenes de las estaciones de Renfe y los aeropuertos. Con una paciencia infinita, estos profesionales atienden al público en un momento muy delicado, en plena pandemia, enfrentándose a situaciones mucho más complicadas que nunca. Puede ser tan duro tener que negar la entrada a un familiar de una persona moribunda por Covid como enfrentarse a unos matones en un polígono. Los españoles, muy por delante del Estado, que no trata a los vigilantes como a otros colectivos de la seguridad, a los que sí dota de autoridad, y protege con medidas como la vacunación temprana, valora la labor de estos trabajadores.

Se amplia esta noticia en: www.escudodigital.com