“No somos héroes, detrás de un uniforme siempre hay una persona”

“No somos héroes, detrás de un uniforme siempre hay una persona”

Miguel Ángel Sierra, vigilante de seguridad y Toni Mesas, inspector de policía local, salvaron la vida de un repartidor que sufrió un infarto en plena calle.

No tienen capa ni superpoderes, pero durante unos minutos Miguel Ángel Sierra, vigilante de seguridad del centro de salud El Progreso, y Toni Mesas, segundo jefe de la policía local de Badajoz, debieron sentirse como superhéroes. Toda la información ampliada en www.canalextremadura.es