La otra cara de la inmigración ilegal en Canarias: borracheras, robos y violencia

La otra cara de la inmigración ilegal en Canarias: borracheras, robos y violencia

Ambos confirman a este periódico que los hurtos son constantes. “Es el pan de cada día: entran en la bodega e intentan robar whisky o ron – nos explica Diego-. Lo que pasa es que entran tantos de golpe y hay tan poco personal debido a la situación que estamos atravesando, que es incontrolable y nos cuesta muchísimo diferenciarlos y cogerlos en el momento”.

Las mascarillas tampoco ayudan, porque les dificultan reconocer a los ladrones para prohibirles la entrada la próxima vez que aparezcan por la zona. “Nos aconsejan que pongamos un vigilante de seguridad, pero tal y como están las cosas es inviable. No podemos pagar el sueldo que cobra esta gente”, lamenta el encargado del SPAR de Puerto Rico.

Para leer más: libertaddigital.com