Por la dignidad de la seguridad privada

Por la dignidad de la seguridad privada

Por la dignidad de la seguridad privada

Por Francis Aguilera (Coordinador de seguridad privada del Sindicato Independiente de Melilla)

En el Día Internacional de los Trabajadores, el Sindicato Independiente de Melilla quiere focalizar sus reivindicaciones ante el sector de la seguridad privada, tan denigrado y denostado tanto por la administración como por la ciudadanía.

Los vigilantes de seguridad son un gremio explotado por unas empresas que ofertan a la baja para recuperar sus beneficios a base de triquiñuelas en los cuadrantes, horas extraordinarias o acumulación de horas a bajo precio, pero si culpables son las grandes empresas que practican este tipo de condiciones laborales, más culpables son las entidades que aceptan tener contratadas a este tipo de empresa, sobre todo, cuando estas utilizan dinero público y cuya fiscalización deja mucho que desear.

Por otro lado, están las condiciones físicas del trabajo de seguridad privada en general, con recintos de descanso fuera de cualquier precepto de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL). El vigilante de seguridad no puede abandonar su servicio para hacer sus necesidades, por ejemplo, como ocurre con cualquier coche patrulla de las fuerzas y cuerpos de seguridad, y, sin embargo, hemos visto estas Navidades a vigilantes literalmente “tirados” en la calle sin una simple silla donde descansar durante sus 8 horas (si son 8 y no 12…).

 

Ver noticia completa-aquí