‘Esenciales y precarios’: los trabajadores que nos cuidan.

El 14 de marzo, tras la declaración del estado de alarma, una gran parte del país tuvo que quedarse en casa para, de esta forma, poder salvar vidas, era la única forma de parar el virus.

En España, la precariedad ya era una seña de identidad antes de la llegada del coronavirus.

 

Ampliamos esta información en:

www.publico.es