El uso de imágenes de videovigilancia servirá para despedir a empleados.

El uso de imágenes de videovigilancia servirá para despedir a empleados.

El Tribunal Supremo ha avalado la utilización de imágenes obtenidas por las cámaras de vigilancia como una prueba válida a la hora de despedir a un empleado al considerarlo como una «medida justificada, idónea, necesaria y proporcionada al fin perseguido» por la empresa.

Ver noticia completa:elcorreo.com